La Marcha

Image

A veces me pregunto quien podrá con verdadera erudición histórica e infinita conciencia redactar lo que realmente ha ocurrido en Ecuador políticamente los últimos seis años, quien la narre le tocará combatir la versión del dictador quien seguramente querrá que solo quede en los anales del país su versión de todos estos hechos, especialmente en lo que ocurrirá hoy con la marcha de las plumas y los ponchos que vienen comiendo mote al paso de sus alpargatas ya catorce días. En Carondelet y en las grandes nuevas mansiones de los nuevos ricos, la cobardía, en cambio, ya debe estar preparada para someterse, lo más ventajosamente posible, a la retórica orden de su caudillo, esperando el inevitable momento de la típica vocería de embustes ‘farianos’ que desde el balcón proliferarán a toda voz deshonrando la fachada del palacio, cuyos gruesos e históricos pilares no serán suficiente para tapar la bochornosa y programada escena.

Este azaroso escenario estará tupido por la zalema clientela que aplaudirá los vituperios que contra los contrarrevolucionarios el dictador profiera sin pausa, y es que no le queda mas que la tramoya puesto que ni sus repetidos intentos de diseccionar a las organizaciones sociales pudieron parar la marcha, quedando como un error utópico eso de que “#NO pasaran” tan real como que anoche cientos de jóvenes Guayaquileños (hombres y mujeres) quienes yo se, lo que menos tienen es dinero, me sorprendieron cuando supe que por sus propios medios ya iban en buses interprovinciales viajando a las once de la noche con la esperanza de llegar cual guerreros “Guayas y Quil” a defender la libertad y la democracia a Quito la luz de América, luego como a las 01h00 me comentaban que la escuela Nueva Primavera en donde pernoctaban los indígenas marchistas se les había inundado hasta las rodillas y que no tenían ya donde dormir con los correspondientes perjuicios, semejante contraste con las comisiones de decenas de miles de “correístas” financiados por el régimen durmiendo en carpas nuevas con desayuno, almuerzo y cena además de los viáticos asignados y promesas de nuevos espacios en la cosa pública, estos correístas seguro que son de los que no descifran ni entienden aún el mandoble que sintieron los indígenas y la mayoría de movimientos de izquierda frente a un gobernante que traicionó los principios para los cuales fue elegido, con acciones como debilitar la democracia al eliminar la independencia de poderes, la corrupción cual solapa respaldando a sus ministros cuando delinquen, el mal gobierno etc. siendo el tema minero la gota que derramó el vaso, hoy se le endilgan los mismos vicios que utilizó peyorativamente para marcar a sus opositores de la “vieja ralea”, hoy en el dictador, estos vicios son parte de su acción imparable y atropelladora, y esa doble moral indigna. Ninguno de los revolucionarios del reconocido e innegable “circulo rosa” a querido llevar la vida de ascetas que es lo que corresponde a su función de servir, mas bien sorprenden cada día con nuevas perlas como yatecitos de lujo atracados en muelles para dar paseos venecianos, esto es tan solo uno de los casos.

Aunque en el colectivo social se habla de unidad pero sin haber elegido aún al eximio representante de las causas que abandere la lucha contra el tirano, el pueblo a sí mismo se ha dado la requisitoria ordenanza de llegar a Quito llueva, truene o relampaguee, y lo hará, porque la quid de esta marcha no es de carne, es conceptual, por eso no se pudo parar y cualquier intento de hacerlo solo fue una manida y vergonzosa idea, que a estas horas ya ha hecho a una ministra recular pidiendo el dialogo “en paz” cual si en su pensamiento ya viera la guerra.

A esta hora el dictador debe estar muy preocupado pues esta marcha de cuatro pelagatos, de cuatro plumas y cuatro ponchos que no son mas del 2% (como vocifera siempre) y con los cientos de “Guayas y Quil” aún en camino en los buses interprovinciales, sin haber derrocado al dictador han plasmado en el lienzo de la historia una foto que evidencia el rechazo de gran parte de la sociedad al totalitarismo, persecución, injusticia, corrupción, incumplimiento y al abuso, que no podrá borrar de su mente el tirano, pues lleva una placa inmensa que dice: con el pueblo no se juega.

Fernando Balda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s