El Rostro Criminal.

Imagen

Resulta que a mí me sentenciaron por pedir se investigue el espionaje que realiza la UGSI a opositores y periodistas. Quienes declararon en el juicio en mi contra fueron precisamente el Mayor Rommy Vallejo director de la UGSI y hombre de confianza de Rafael Correa quien es además jefe de su seguridad presidencial, también lo hizo Santiago Mena otro sub director de este organismo de inteligencia. Ambos negaron que la UGSI realizara labores de espionaje lo cual fue usado como principal argumento de la fiscalía y del que se valieron los jueces para condenarme, increíblemente sin investigar mi denuncia, sino que contra todo principio de justicia, equidad y del debido proceso, mi propia denuncia fue usada en mi contra sin siquiera haber sido investigada. Pero como nada es oculto ante los ojos del Señor. hoy se revela en dos sendas investigaciones de revista Vanguardia de Ecuador y Semana de Colombia que el gobierno de Ecuador si realiza espionaje, y no solo la (UGSI) Unidad de Gestión de Seguridad Interna de la Presidencia, sino también la (SENAIN) Secretaría Nacional de Inteligencia; y que lo hacen también a nivel internacional, la Fiscalía de Colombia investiga a una decena de ecuatorianos implicados, entre ellos, ha comprobado que Raúl Luis Chicaiza Fuentes quien es agente de inteligencia en servicio activo fue quien organizó mi secuestro en Bogotá, Chicaiza es un agente de policía con 19 años de experiencia y actualmente presta sus servicios a la SENAIN, sus viajes a Colombia para secuestrarme fueron realizados mediante disposiciones superiores, el montaje para mi secuestro no escatimó en gastos, se usaron vuelos comerciales, hoteles 5 estrellas, vehículos de lujo y se contrató una banda criminal de alta peligrosidad de Puerto Tejada un pueblo ubicado a pocos minutos de la ciudad de Cali, sus contactos para implementar la logística para el delito fueron miembros del ejército de Colombia con entrenamiento militar. Tras mi secuestro se revelan dos aristas más en esta historia; la infiltración de inteligencia ecuatoriana en las reuniones del ex Presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez a quien el dictador ecuatoriano Rafael Correa considera un riesgo para su régimen y la evidente violación a la soberanía de ese país. Recordemos que Rafael Correa es quien fue a la OEA a llorar cual viuda del terrorismo después del abatimiento del tenebroso terrorista alias “raúl reyes” en Angostura – Sucumbíos – Ecuador. Esta vez la inteligencia ecuatoriana se metió hasta Bogotá a pocas cuadras de Casa de Nariño para secuestrar a un demócrata. Pero el presidente de Colombia juan Manuel Santos parece importarle poco, no ha dicho ni pío, esto ante la justa indignación de los ciudadanos colombianos.  Pero lo peor es que se ha comprobado que los organismos de inteligencia del gobierno de Rafael Correa no solo son espías internacionales sino que además son criminales, porque me secuestraron en Bogotá y han cometido contra mí un crimen de Estado que pudo haber tenido como cometido final quien sabe que atroz objetivo. Dios quiso que yo sobreviva a la acción criminal y aborrecible del gobierno ecuatoriano, y que las pruebas irrefutables se hayan revelado para que el mundo conozca de lo que es capaz esta dictadura demencial y enferma del alma. Ahora los criminales no tienen salida, están plenamente identificados y su autoría está comprobada. Chicaiza Fuentes y los demás autores más temprano que tarde deberán ir a la cárcel y decir de quien recibieron órdenes, lo cual solo confirmará lo que ya sabemos. Lo que ha sido revelado hasta ahora solo es la punta del iceberg de las cientos de pruebas que la fiscalía de Colombia y yo tenemos en nuestro poder. Mis Abogados preparan ya las acciones jurídicas en Ecuador y en las cortes internacionales. Actualmente me encuentro encarcelado injustamente pero no pararé de denunciar los delitos de este gobierno. Aunque podrían ser tan osados de querer demandarme también por la actual denuncia. Pero tengo fortaleza porque los criminales son ellos, no yo. Y la justicia divina siempre llega. Las acusaciones que me hace el Rafael Correa y por las que me tiene preso, tienen condenas cortas de hasta 2 años. Contra mí se ha cometido un crimen de lesa humanidad (secuestro) que en Colombia se castiga hasta con cuarenta años de cárcel, es un delito transnacional y no prescribe. No lo olviden.  

No descansaré hasta que se haga justicia.

Fernando Balda
@fernandobalda 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s