Revelaciones del espionaje y del secuestro.

foto-fernando-balda1

Conforme ha sido revelado en varias ediciones de la Revista Vanguardia de Ecuador y Semana de Colombia, yo fui víctima de dos secuestros en Bogotá, ha quedado al descubierto secuencialmente una trama, la cual deseo complementar con información hasta hoy reservada que les voy a revelar pues ha llegado el momento que así lo amerita:

El 9 de Mayo en la ciudad de Medellín uno de mis colaboradores me advirtió que luego de la reunión que tuviéramos con el ex Presidente de Colombia Álvaro Uribe, se percató de la actitud sospechosa de uno de los asistentes, se trataba de Raúl Chicaiza Fuentes quien había llegado a la misma haciéndose pasar por un supuesto miembro de una ONG, a quien por accidente se le pudo observar que mientras trabajaba en su computador portátil en un lugar del hotel Las Lomas donde se desarrolló la cita, que este, tenía abierto un documento de Word donde había montado algunas fotos del evento desarrollado y que en la parte superior decía: “PI: Fernando Balda”. Analizando con mi grupo de colaboradores supusimos que el término “PI” significaba “Parte de Inteligencia” término que se usa normalmente entre quienes realizan este tipo de labores, o sea agentes de inteligencia. Es así que, desde el mismo día en que conocí a Chicaiza sospeché de él, por lo que inmediatamente vía telefónica contacté a un grupo de investigadores privados a quienes les solicité averiguaran sobre esta persona, los nombres completos y número de cédula del personaje los obtuve de la misma administración del hotel en donde se dió el evento y donde Chicaiza también se hospedó.
No fue difícil para los investigadores obtener los primeros datos, al cabo de unas horas ya sabíamos que Chicaiza era un agente activo de inteligencia de Ecuador, por lo que empecé a entender el porqué de su insistencia en que yo le diera detalles de cómo había obtenido los pantallazos que delataron la existencia del troll center que meses atrás yo había denunciado en mi blog, y desde donde personas inescrupulosas detrás de la clandestinidad de cuentas falsas de twitter (trolls) proferían toda suerte de ofensas contra quienes critican a Rafael Correa en redes sociales, y comentarios a favor de este. Esto, además lo hacían en el mismo contexto en las páginas electrónicas de los medios de comunicación. Aunque ya lo he dicho públicamente en varias ocasiones, los pantallazos del troll center los obtuve de parte de una persona a la que protejo su identidad. -El gobierno seguramente se sintió impotente ante esto pues para demandarme por algún delito informático debería primero admitir que efectivamente son ellos los que comandan el descubierto y hackeado troll center, lo cual obviamente nunca van a hacer- Sin embargo ante la insistencia de Chicaiza en saber más sobre el tema, vi la oportunidad de conocer más sobre las intenciones de quienes de manera proterva se habían atrevido llegar hasta Colombia e infiltrarse en mis actividades políticas. Desde ese momento hice creer a Chicaiza que yo no sabía quién era él, le hice creer que le presentaría a la persona que me había proporcionado la información del vulnerado troll center, y le brillaron los ojos, pero en realidad, días después, le presenté a uno de los investigadores que yo había contratado quien se hizo pasar por experto informático y todo aquello que el espía quería escuchar. Chicaiza al creer que su trabajo de espionaje estaba dando resultado le solicitó al investigador le vendiera máquinas de intercepción telefónica y de hackeo sin saber que este investigador sería quien junto a otros lograrían penetrar e infiltrarse en sus propias actividades descubriendo una macabra historia de espionaje y conspiración en mi contra cual salida de los anales más oscuros de la guerra fría. El espía ecuatoriano volvió varias veces a Colombia y me solicitaba reuniones para seguir hablando de esos temas, él creía que cada vez se enteraba más sobre mis actividades políticas, pero yo siempre le dí información falsa y solo le comentaba de forma veraz lo que ya era público, lo que no sabía Chicaiza era que cada vez que se despedía de mí los investigadores lo seguían y me mantenían informado de todos sus pasos; con quienes se reunía y que lugares visitaba. Como los investigadores, obviamente me solicitaron merecidos honorarios, decidimos que, aprovechándonos de la burla en que había caído el agente Chicaiza, solventaríamos dichos honorarios con el dinero que el mismo espía en el afán de querer comprobar en mí algún delito, le persuadiríamos nos entregara. Entonces el iluso agente, a la voz de que se le iban a entregar equipos de espionaje desembolsó varias cantidades, y cada vez que se recibía una de estas y al ver que caía en la trampa le solicitábamos una cantidad mayor aduciendo que faltaban insumos para perfeccionar el producto que este había requerido. Los desembolsos no sobrepasaron los cinco mil dólares pero cubrían los honorarios de los investigadores, solo a un pérfido espía como este se le pudo ocurrir que con esa cantidad de dinero podía comprar equipos de espionaje, por cultura general podemos imaginar que ese tipo de cosas deben de costar muchísimo más dinero. Fue tan tonto Chicaiza que financió su propio seguimiento. Una vez que tuvimos sus pasos en Colombia graficados, decidimos conocer más sobre quienes lo habían enviado a perseguirme, es así que le hicimos creer que uno de los supuestos vendedores de equipos debía de ir a Ecuador para probar in situ el equipo que se le vendería, Chicaiza volvió a caer en la trampa, y financió pasajes y hospedaje del investigador hasta Quito, quien de esta forma conoció su oficina e hizo contacto visual con varias personas que rodeaban al espía, y nos permitió, ahora sí, en Ecuador seguir a Chicaiza cada vez que se despedía del “turista” colombiano, pudiendo así determinar que este no actuaba solo pues, su vínculo era directo con unidades de inteligencia las cuales ya han sido reveladas en las Revistas Vanguardia de Ecuador por su también investigación independiente y Semana de Colombia. El investigador colombiano regresó a Bogotá, -y aclaro- sin nunca haberle mostrado efectivamente ningún equipo al margen de la ley a Chicaiza, solo había burlado su “inteligencia” mostrándole demos de todo lo que el agente le solicitaba y que el investigador obtenía de los muchos que se encuentran en sitios web de libre acceso, a la vez que todas las muestras hechas a Chicaiza se le mostraban claramente fallidas para reforzar cualquier acción legal futura a nuestro favor, sin que este pudiera lograr su infame misión que era tratar de incriminarme con actividades al margen de la ley. Seguro muchos podrían catalogar esta operación como de “contra inteligencia” lo cual quedará a criterio de quienes hayan seguido esta trama. Lo cierto es que actué en legítima defensa al verme perseguido ilegalmente por fuerzas oscuras que pretendían forjar elementos en mi contra para endilgarme delitos que yo no he cometido. Más aún encontrándome yo exiliado lejos de mi patria y sin ninguna protección, peor aún -como ya ha sido comprobado con los dos secuestros de los que fuí víctima-, a merced de manos criminales. Me he encontrado en un estado de necesidad imperante de buscar por mano propia protegerme del acoso y la persecución aún cuando busqué refugio a miles de kilómetros de los perversos, en un país donde creía que mi familia y yo estábamos seguros. Pero sin dejar de lado mi instinto de investigador y fiscalizador. El segundo secuestro del que fui víctima fue el 13 de Agosto de 2012: El 12 de Agosto, un día antes, ya teníamos conocimiento que Chicaiza se encontraba en Bogotá, los investigadores como siempre lo siguieron, observaron sus movimientos y con quienes este se mantuvo reunido y los vehículos que este había rentado, lo que jamás pudimos advertir es que toda esa logística era para secuestrarme, hoy uniendo cabos, pues Chicaiza intentó citarme el Domingo 12 en un lugar apartado de la ciudad, sé que el día en que inicialmente intentarían su objetivo fue ese Domingo, pero les falló el objetivo, ese día se tomaron el nombre del Capitán Retirado Stalin Sacoto y según quien me llamó al teléfono decía que este lo recomendaba para que yo me reuniera con él porque debía informarme de “cosas importantes”, yo llamé a Sacoto y este me dijo que no había recomendado a nadie y advertí que algo extraño sucedía por lo que no asistí. (Esto se corroboró después con el testimonio de quien es actualmente testigo protegido de la Fiscalía de Colombia y fue uno de los autores materiales a quien se logró su captura) es así que el día siguiente 13 de Agosto, al no poder Chicaiza después de sus fallidos intentos, forjar pruebas en mi contra que pudieran facilitar mi extradición a Ecuador por algún supuesto delito ante autoridades colombianas, optó por el acto criminal y se ejecutó el secuestro del que fui víctima y del que solo gracias a Dios pude librarme y ser rescatado por la Policía de Bogotá, gracias a que un taxista que fue testigo del hecho inició la persecución a la que se sumaron otros taxista, esto fue reforzado porque quien me acompañaba el momento del secuestro era uno de los investigadores que por su experiencia tenía a la mano los teléfonos de mandos policiales y alertó a miembros del (GAULA) Unidad anti Secuestro de Colombia quienes desplegaron un inmenso y efectivo operativo. El dato importante es que hasta ese momento yo ya había elaborado un sendo expediente sobre quien era Chicaiza, el cual entregué inmediatamente después de mi rescate a los investigadores de la fiscalía anti secuestro y que sirvió como hilo conductor para esclarecer los hechos. Se hiló fino en la forma de obtener información, uno de los detalles importantes durante el seguimiento en mi informe fue el lugar en donde chicaiza y los secuestradores compraron varios chips para teléfonos celulares que luego se usarían para coordinar el secuestro. La misma Nicolle Betancourt acompañante de Chicaiza coordinó con los secuestradores cuando ya me tenían en su poder.

Ahora, han sido descubiertos y revelados por Revista Vanguardia en su edición del Lunes 4 de Febrero los cheques que recibió el Agente Raúl Chicaiza para financiar las criminales acciones en mi contra mientras violaba la soberanía de Colombia sin que el gobierno de ese país haya levantado su voz de protesta, estos cheques son de cuentas oficiales de departamentos de inteligencia, fondos que deberían usarse en labores para combatir al crimen organizado o la corrupción gubernamental imperante, sin embargo, el gobierno no ha escatimado en usar dichos fondos para perseguir a un opositor, para intentar forjar “pruebas” falsas en mi contra por el solo hecho de ser un denunciante de la corrupción gubernamental. Cuantos opositores más, o ciudadanos se han de encontrar a merced de tan inescrupulosa y perversa forma de actuar. Ante esto el gobierno nacional, el ministerio del interior, la policía y los departamentos de inteligencia, hasta el momento no se han pronunciado. Soy el principal interesado en que lo hagan.  Que digan pues, si han encontrado alguna vez un ilícito en Fernando Balda. Que justifiquen ante la sociedad tan brutales acciones que hasta ahora solo han evidenciado la demencial y criminal persecución en mi contra. Sin olvidar mi deportación desde Colombia a Ecuador totalmente violatoria a mis Derechos Humanos por parte del gobierno colombiano cual pareciera que tras dos intentos de secuestro fallidos para llevarme a Ecuador, le quiso poner la cereza al pastel del espionaje, secuestro y violación a la soberanía de Colombia entregándome al gobierno de sus mejores amigos para que me encarcelaran. Todo esto propiciando el desenlace de una paradoja macabra cometida por el poder judicial sumiso al ejecutivo que me acaba de condenar después que el gobierno de Rafael Correa me acusara de atentar contra la seguridad del Estado, desestabilizar la democracia, alterar el orden público y difundir rumores falsos, por haber yo denunciado que el gobierno espía a sus opositores.!

Fernando Balda
Twitter: @fernandobalda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s