Fernando Balda y diez de Luluncoto (Estúpidas y Perversas Condenas)

Imagen

 He sido condenado a un año de prisión, Según el tribunal que me juzgó por atentar contra la seguridad del Estado. Deberé también, según la sentencia que ha sido notificada a mis Abogados pagar $60 Dólares de multa y $2.000 de indemnización. Lo que hasta ahora no está claro es porqué si he sido declarado único autor material e intelectual de un delito cuya pena es de 2 años de prisión, y no habiendo a quien mas culpar de lo que se me acusó, entonces porqué no me impusieron la pena máxima.! Y solo me impusieron la mitad de la pena. O es acaso que se puede atentar contra la seguridad del Estado a medias.!? La respuesta del porqué de esta ridícula condena es evidente: simplemente no hay pruebas de que yo sea el autor del delito que se me imputa pues la autoría de un correo electrónico solo se puede demostrar mediante un peritaje informático el cual nunca existió a pesar que la solicitud de este fue parte de la instrucción fiscal, y lo que es peor, nunca hubo delito cometido ni por mi, ni por nadie, pues el famoso boletín que dice Rafael Correa y Alexis Mera que yo envié, y que de paso no es nada famoso porque nadie supo de el, en su contenido no configura delito alguno, pues este denunciaba la POSIBILIDAD de un delito que yo pedí a la fiscalía sea investigado, este organismo judicial en lugar de investigar mi denuncia decidió de forma aberrante que yo atentaba contra el Estado al denunciar la posibilidad de un delito. Por esto y al carecer de pruebas en mi contra los jueces tenían miedo de emitir la sentencia condenatoria, siempre tuvieron miedo, se notaba en cada momento, yo podía oler su cobardía durante mi audiencia de juzgamiento, esa cobardía que siempre debe existir para que alguien se vuelva lacayo del poder. Esto se ratificó cuando los jueces del sexto tribunal de “garantías penales” decidieron esperar a ver si Correa volvía a ganar las elecciones presidenciales para recién ahí notificar la sentencia en mi contra, cuyo texto es mas lírico que jurídico, haciendo honor a la revolución que me mantiene encarcelado e identificando plenamente su marca registrada. Mi audiencia duró 16 horas, me declararon culpable el 7 de Enero de 2013 deliberando tan solo 14 minutos, a pesar que fue muy fácil para los jueces declararme culpable se demoraron en notificar la sentencia 48 días. Me impusieron el pago de $2.000 Dólares de indemnización pero como a todo estúpido y cobarde juez le tiembla la mano cuando ultraja el derecho, se olvidaron de aclarar cual es el daño que se pretende reparar con esos dos mil Dólares, por tal motivo mis Abogados han pedido una aclaración de la sentencia, pero yo no puedo dejar de especular al respecto; acaso será que ese valor es la indemnización por haberle llamado cobarde y poco hombre a Alexis Mera durante el juicio por ser el “acusador particular” y no haber tenido la valentía de asistir a ninguna de las audiencias a señalarme con el dedo y acusarme frente a frente, solo lo hizo a través de sus pupilos Abogados miembros de su harén jurídico. O será que la indemnización es para Correa ya que se le frustraron los 40 millones que le quiso sacar a Diario el Universo y de pronto dijo: “aunque sea voy recuperando de a poco con estas dos luquitas”. O será que la realidad de nuestro país es tan ingrata que después de que alguien ha difundido rumores falsos, desestabilizado la democracia, y atentado contra la seguridad del Estado. Buena reparación son solo dos mil Dólares.!? Esto es como que alguien violara a una niña y condenaran al violador a hacer 50 flexiones de pecho. Pero, el porqué? de este absurdo, se repite en el caso de los 10 de Luluncoto, a ellos se los acusó de terrorismo cuya condena es de hasta ocho años de prisión pero al final se los condenó solo a un año (igual que a mí) pero por otro delito que no fue el imputado por la fiscalía, es decir se violó absolutamente el derecho a la legitima defensa, condenándolos sorpresivamente por un delito jamás mencionado durante el juicio para intentar justificar el tiempo que a estos jóvenes se los mantuvo en prisión que coincidentemente ha sido 11 meses y 25 días, es decir, después de emitida la sentencia solo tendrían que pasar cinco días para que queden en libertad, así el gobierno pretende justificar la injusta prisión. Ambas condenas, la mía y la de los 10 de Luluncoto son completamente ilegales, y solo es cuestión de tiempo para que el Estado deba resarcir el daño causado, los jueces deberán enfrentar la repetición y en ese momento no estará ya en el poder aquel al que hoy son subordinados. En ese tiempo Correa seguro ya estará muy ocupado tratando de salvar su propio pellejo con tantas acciones legales que habrán en su contra, y de lo menos que se acordará es de ayudar a quienes fungieron en el pasado como sus lacayos judiciales para ejecutar infames persecuciones. Estas ridículas y absurdas condenas a las que tuvieron que recurrir estos jueces que avergüenzan al poder judicial solo demuestran que no habían pruebas en contra de los acusados, que somos inocentes y que seguramente pensaron que al imponer solo un año de prisión harían una “media” complacerían al tirano y no meterían a la cárcel tanto tiempo a quienes no son culpables de nada. De lo contrario podríamos suponer que a Osama Bin Laden le hubiera ido muy bien en  Ecuador pues sus delitos solo le hubieran costado un año de prisión. En mi caso, he sido exiliado, secuestrado, deportado, encarcelado y condenado. Se han cometido contra mí actos criminales. He desarrollado la sensibilidad para entender otros casos de injusticia y violación a los Derechos humanos. En el grupo de los diez de Luluncoto hay mujeres jóvenes una de ellas en estado de gestación, puedo imaginar el dolor que sufrieron y también sus familias, y mi país que absorto ha visto como se cometen crímenes contra quienes denuncian delitos y protestan. Hace 47 días, un día después que me declararan culpable, Martín Pallares prestigioso editorialista de Diario El Comercio tituló un artículo suyo: “La estúpida y perversa condena a Balda” en el hace una cronología de la injusticia cometida, pero describe un nuevo tipo de injusticia: una mutación de esta, una injusticia estúpida y perversa, cual solo pudo haber mutado en el tubo de ensayo del fango de la revolución ignóstica, absurda, fascista e igualitaria. Mutación aberrante, pues en la administración de justicia no deberían tener asidero la lírica, la estupidez ni la perversidad. Lo ilógico en derecho es igual a injusticia. En lo personal, esta experiencia me ha hecho mas fuerte y mas decidido a seguir en el mismo camino de lucha y denuncia sobre la corrupción de este gobierno. Me ha dado la certeza que estoy del lado correcto. Me ha dado fortaleza y ha hecho madurar mi rabia por tanta injusticia. Rabia que guardaré fermentada para cuando me encuentre frente a frente con aquellos que deben llevarse el merecido de mirarme a los ojos en la calle, ya que cuando dictaron su mamotreto de sentencia tampoco tuvieron la valentía de hacerlo mirándome y con la frente en alto. Creo firmemente que luchamos contra un gobierno criminal, que esta criminalidad está protegida por corifeos indignos del poder judicial, que muchos deshonrados jueces son capaces de cualquier impunidad e injusticia por bailar con la que para ellos es la mas bonita. Por esto, me mantengo en rebeldía contra un sistema sin ningún tipo de garantías, contra un régimen criminal que de mí no merece mas que el aguerrido combate. Creo en el justo resarcimiento de los daños causados por la tiranía a inocentes, y que a la serpiente hay que pisarle la cabeza, llámesele venganza o incapacidad de olvido. Lo siento mucho, pero yo no soy el Papa Benedicto XVI, tampoco creo que los 10 de Luluncoto lo sean. Que nuestras condenas no amedrenten a la sociedad, no permitamos ese gozo en el tirano, y que la injusta prisión sirva como leña para atizar el fuego de la rebeldía.  

Acoto a lo escrito por Martín Pallares: A través de estas mutantes, injustas, estúpidas y perversas condenas solo se puede encarcelar al guerrero, pero no se puede acabar con su lucha.

Fernando Balda
@fernandobalda

La Estúpida y Perversa condena contra Balda: http://goo.gl/FwJZq
Vía: @Martinminguchi @elcomerciocom

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s