La muerte de Chávez

Imagen

Nunca antes había existido tanta incertidumbre en torno a la salud de un mandatario latinoamericano, el caso de Hugo Rafael Chávez Frías no tiene precedentes, los rumores sobre su deteriorada salud durante los comicios de 2012 parecieron erróneos cuando en el cierre de su campaña electoral el candidato presidente bailaba bajo la lluvia en una tarima al ritmo de rap una de sus canciones propagandísticas. Para quienes conocemos los alcances de los revolucionarios del socialismo del siglo XXI no fue descabellado pensar que aquello era una muy bien calculada estrategia electorera que buscaba desvanecer el aura de la enfermedad terminal que aqueja al dictador venezolano y disimularla como un cuento de sus adversarios políticos. Aunque la oposición del país cuna de Bolívar venció sus diferencias postulando un candidato único (Enrique Capriles) y obtuvo una amplia votación, no logró vencer a Chávez. Sus catorce años en el poder han logrado el clientelismo de los mas pobres mediante medidas en extremo populistas, detrás de lo cual se esconde una suerte de guerrilla urbana presta a combatir por defender la revolución chavista. Gracias a su principal fuente económica el petróleo, Chávez mantiene medidas subsidiarias dirigidas a los mas pobres que son el 80% de los 29 millones de habitantes que sufren un 13% de desempleo. No obstante el déficit fiscal es del 16% mientras enfrenta una inflación creciente del 31% donde el 70% de los productos de consumo masivo son importados pues los incentivos para la producción son muy pocos, como un solo referente el 80% de la soya que consume Venezuela es importada. Mientras las importaciones agroalimentarias de Venezuela totalizaron 5,13 millardos de dólares al cierre de 2011, las exportaciones sólo llegaron a 47 millones de dólares y se registra un saldo comercial agrícola negativo de más de 5 millardos de dólares. Esto mientras en los supermercados existe una escasez sin precedentes de carne, pollo, leche etc. Todo esto con el agravante que hace menos de un mes se devaluó la moneda en un 46,5% con relación al Dólar, moneda cuyo nombre hoy resulta una paradoja (El Bolívar Fuerte). A pesar de todo esto Chávez ganó nuevamente la presidencia evidenciando que los destinos de la nación han dejado de estar en manos de las élites tradicionales históricamente llamadas para esta misión. Ahora el destino lo decide el hambre, la dádiva y el clientelismo, degradación ética y moral que las mismas élites han descuidado y no se han preocupado por vencer y que hoy es causa de sus derrotas. Pero como nadie es dueño de su destino, a pesar de su triunfo, el cuerpo del reelecto presidente no resistió a la farsa y tuvo que recibir la fecha de su posesión al poder en la sala de cuidados intensivos de un hospital en Cuba a donde viajó para someterse a una operación para tratar un cáncer terminal. El hermetismo sobre su condición médica ha sido total, la incertidumbre se acentuó cada día con detalles como el que Chávez haya enviado una carta a la Asamblea excusándose de no asistir a su propia posesión presidencial el 10 de Enero pasado, pero esta misiva no fue firmada por él sino por su vicepresidente Nicolás Maduro, lo que hizo suponer que el convaleciente ni siquiera tenía ya capacidad de firmar una carta en aquel momento. Hace pocos días se supo que Chávez retornó a Venezuela, a diferencia de todos sus viajes esta vez no hubieron imágenes de su arribo, se dice que llegó en camilla y asistido por todo un quirófano ambulante. Fue trasladado al hospital militar de Caracas. Y según fuentes extraoficiales ahora se encontraría en una residencia junto a su familia luchando por su vida en una isla paradisiaca de las 311 islas que se encuentran en el mar territorial venezolano. Paralelamente cientos de Jóvenes se han apostado en huelga en las afueras del hospital militar exigiendo un informe del estado de salud del mandatario que determine si este se encuentra en condiciones para gobernar. Mientras la vida de Chávez enfrenta un momento humano y duro. Lo que debió haber sido una transición de ejercicios democráticos por la enfermedad terminal de un mandatario mediante constitucionales acciones se volvió una disputa del poder entre las cúpulas del chavismo, Nicolás Maduro, vicepresidente y Diosdado Cabello presidente de la Asamblea Nacional en conatos revestidos de hipocresía intentaron cada uno tirar para su propio molino para ocupar el sillón del que ellos llaman “su comandante”. Maduro ha sido empoderado por el mismo Chávez como su sucesor electoral pero mantiene serias diferencias con Cabello quien no comulga con el castrismo sin alejarse del socialismo y ha encontrado asidero en la cúpula militar venezolana, se dice que Cabello y altos mandos de las fuerzas armadas son investigados por la DEA ya que manejarían el narcotráfico en ese país. Esta disputa entre Maduro y Cabello ha sido bien maquillada con un fuerte abrazo entre ambos en donde negaron sus diferencias públicamente “tu eres mi hermano” exclamó Maduro durante el emotivo apretón. Lo cierto es que por debajo de la meza acordaron que ninguno de los dos tomaría las riendas del poder en primera persona, ni Maduro como subrogante, ni Cabello en la ausencia definitiva del primer mandatario. Ambas figuras contempladas en la constitución. Sino que, al contrario declararon a Chávez mas “vivito y coleando” que nunca.!  “y gobernando”. Violando la carta magna a vista y presencia de todo el planeta. Esto provocó reacciones de protesta en todo el país. Otra burla fue la declaración de Maduro esta semana, en la que afirmó que Chávez mantuvo una reunión y conversación de 5 horas con su gabinete, a la vez que oficialmente se informaba que el enfermo presidente padecía del 35% de insuficiencia respiratoria y se encuentra conectado a maquinas para proporcionarle respiración asistida. En la política venezolana el chavismo ha burlado a los ciudadanos durante mucho tiempo, ha jugado con la ideología y con las mentes, ha maquillado las cifras sobre el crecimiento económico, ha ocultado el atraco constante al erario nacional que existe tras el llamado Dólar CADIVI, y ha logrado tomarse todos los poderes del Estado logrando impunidad. De forma similar muchos regímenes totalitarios se han mantenido mucho tiempo en el poder, pero cuando se trata de la salud y la vida solo Dios decide cuando llegará el fatídico momento. La deficiencia de la carne y de los huesos de un ser humano atacado por el cáncer o a la ausencia del alma dentro del cuerpo no hay maquillajes que la puedan ocultar. Hoy Chávez esta muriendo, su irresponsabilidad por su propia vida y por el destino de Venezuela lo llevaron a mantenerse en pie a base de medicamentos para resistir su última contienda electoral de la que debió haber dimitido por salud o patriotismo. Ha quedado demostrado entonces que la ambición por el poder en ciertos hombres y sus círculos mas cercanos no tiene limites. Los venezolanos sienten entre ratos la incertidumbre de si esta farsa se extenderá al extremo de no saber si en algún momento podrían estar siendo gobernados por un cadáver. En lo personal pienso que Hugo Chávez es un cáncer, la metástasis del chavismo ha contaminado también Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Argentina y otros. Su muerte no supondría precisamente el inicio de una quimioterapia reversiva para la región, el reto mas grande lo tendrán los mismos venezolanos de oposición. A veces es mas duro luchar contra un fantasma que contra los que están vivos. Ese escenario podría agudizar el fanatismo de los chavistas. Pero muera o no Chávez, lo que si debería morir es la corrupción, la pobreza, la persecución a opositores y lo absurdo, que imperan en Venezuela. Si Chávez se muere, a nivel internacional las fuerzas del ALBA adelantarán su reingeniería para el nuevo tablero del ajedrez político. Los demócratas de América debemos estar en alerta a esos cambios. Mientras llega ese momento, la Venezuela de Bolívar debate sus sueños al son de la quimioterapia de un ser que se aferra al poder aún cuando no puede ya ni plasmar su firma en un papel, y quien sabe si tampoco pueda ya escuchar las valientes voces de jóvenes en huelga exigiendo cada día una prueba de vida o por lo menos un viso de que sus huesos aún están aptos para gobernar.

Este irrespeto al ocaso de la vida, al designio del destino, a la voluntad de Dios, a la carta magna, nos sigue llenando de asombro. Vamos entonces aprendiendo cada día más de como son las dictaduras y los dictadores, en vida, y también de muertos.

Fernando Balda
@fernandobalda  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s