“Si Juan Montalvo viviera”

Imagen

Si Juan Montalvo viviera seguramente estaría en estos momentos en algún lugar de Ipiales, Pasto o Popayán, o quien sabe si yendo o viniendo de Panamá con la ayuda económica de algún buen amigo que le costeara los pasajes y los viáticos de su exilio. Es que sin duda el Ecuador no seria el mejor lugar para el editor de El Cosmopolita. Si… Si Juan Montalvo viviera, a razón de la censura y la persecución que él advertiría como política y criminal habría tenido que reemplazar el impreso bandera de su lucha por el dominio web http://www.elcosmopolita.com.ec así podría llevar a cabo la valiente tarea de ser opositor de la tiranía, y seguramente hubiera podido publicar muchas mas entregas que las tan solo nueve que pudo en papel a partir de 1866, con lo cual se habría ganado alguna condena a prisión por injurias y al pago de una indemnización millonaria de unos 40 millones de dólares. Y si la policía hubiera allanado su casa lo hubieran encontrado reunido con Julio Saldumbide, Agustín Yerovi, José Modesto Espinosa y Miguel Riofrío. Tal vez no llegaban a diez como los de Luluncoto pero hubiera sido suficiente para que los metieran a la cárcel y los condenaran por terrorismo, peor aún si en su poder hubieran encontrado algunos tratados, algo así como siete, en los que se hablara del sofisma de lo insostenible y la farsa del seudo humanista. Si… si Juan Montalvo viviera los señalados como conspiradores internacionales contra el socialismo del siglo XXI por parte de algún genético parlanchín que se dedicara a dictar cátedra de totalitarismo los sábados seguro serian los amigos de Montalvo, el poeta, político y candidato a la presidencia de Francia Alphonse de Lamartine, y Pierre-Joseph Proudhon condenado a prisión en 1849 y exiliado por sus criticas a Luis Napoleón en su periódico “La voix du Peuple”. Las criticas y denuncias que haría Montalvo contra el régimen dictatorial del siglo XXI, una dictadura incapaz de aceptar la elocuencia en sus adversarios, y el miedo que les produce a los tiranos la verdad en boca de quienes no sienten miedo; seguro habrían motivado al odio del indigno gobierno a intentar traerlo al Ecuador desde donde se encuentre para encarcelarlo, arrancarlo de su exilio mediante el acto criminal del secuestro para torturarlo y quien sabe si asesinarlo. Pero como Dios es grande y protege a sus ovejas el destino de Montalvo no habría de escribirse así, el acto criminal se habría frustrado. Y mas que seguro por la impericia del aprendiz de criminal y dictador Montalvo habría calificado al actual autócrata como un mezcla entre una imitación del represivo García Moreno y la estupidez del Mudo Veintimilla. Esto lo habría inspirado a su autocrítica y aceptar que se equivocó al titular su libro de 1875 como “El Ultimo de los tiranos” y hoy en 2013 lo empezaría a reeditar con el antecedente de “La carta verde” y no “la carta negra”. Si… Si juan Montalvo viviera El dictador actual viviría en zozobra cada vez que caminara por los pilares del balcón de Carondelet advirtiendo de algún “Rayo” motivado por alguna obra literaria “maldita” que inspirara a conspiradores a acabar con su vida. Pero son otros tiempos, la barbarie no es parte de la agenda de los demócratas. Sin embargo la conciencia acusa al tirano y no le permitiría recordar que el único antidemocrático y criminal en estas épocas es él. Mas bien Montalvo y los inspirados conspiradores morirían de placer dejando al tirano creer que fuerzas contemporáneas como la CIA, le han inoculado algún cáncer, como dicenque hicieron con su mentor, que de paso lo mataría tan lento tan lento que le permitiera demandar judicialmente y perseguir a todo el que proteste de pensamiento, palabra obra u omisión para matarlo, pero de las iras. Si… Si Juan Montalvo viviera, así modificada quedaría también la frase insigne del ambateño valiente: “No fue el cáncer de la CIA ni el cohete law de la oposición, fue mi pluma la que lo mató”. A la vez que la incesante acción de denuncia de su perseguido, exiliado, secuestrado, deportado, enjuiciado y condenado, haría saber al tirano que sin ninguna duda queda garantizado que la historia se escribirá tal cual sucedió. Los caminos de Juan Montalvo se repiten y habremos muchos que los hemos de caminar. Y para demostrar lo obstinado y constante del opositor y patriota, en su obra póstuma “Capítulos que se le olvidaron a Cervantes” publicada en 1895 aquel ladrón ajusticiado que se describe con tanto dramatismo, cuyo cadáver hallan Don Quijote y Sancho, seguramente no sería el de Ignacio de Veintimilla sino del contemporáneo dictador.

Ahhh, si… Si Juan Montalvo viviera…

Fernando Balda
@fernandobalda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s