El ilegítimo vs el legítimo.

Imagen

El trillado estilo de los miembros del ALBA vuelve a vender crónica sobre un supuesto intento de magnicidio. Nicolás Maduro quien funge como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, ha acusado a viva voz al ex Presidente de Colombia Alvaro Uribe Vélez de intentar acabar con su vida mediante increíbles conspiraciones en las que supuestamente tendrían participación personajes de la política internacional y grupos paramilitares. Estas entelequias; -que a confesión de parte del mismo Maduro- son propias de la mente de quien dice; suele comunicarse con un “pajarito”.! De tal suerte que su volada imaginación no le permitió advertir la seriedad de sus acusaciones. Seguramente, este pajarito, lo que si le ha dicho a Maduro, es que, en el caso de Uribe, este, con solo alzarle el brazo a Juan Manuel Santos lo hizo ganar la presidencia de Colombia y, que, en el caso de él (Maduro) ni porque este, recibió el mismo tipo de endoso de su moribundo predecesor y luego se aupó en su féretro utilizando dolor y lágrimas para su campaña política; a pesar de ello, no logró obtener los votos suficientes para legitimarse en el Palacio de Miraflores. Así que, se le ocurrió al “pajarito” que bueno sería confrontar con Uribe, para ver si se le pega un poco de popularidad de la que goza el ex mandatario, ya que los pocos votos de diferencia que en las elecciones presidenciales lo separan de su contenedor y que supuestamente proclaman su víctoria, indiscutiblemente están viciados de toda nulidad, mientras que, con descaro, y en complicidad con el CNE Maduro le huye al reconteo de los mismos que ha sido solicitado legítimamente por la oposición, actitud que habla por si sola. Negándoles a los venezolanos el derecho de disponer de su destino. Alvaro Uribe fue electo por dos ocasiones consecutivas Presidente de Colombia, su retiro fue abrigado por el 75% de aprobación popular, hecho sin precedentes en la historia colombiana. Este ha respondido a las deschavetadas acusaciones de Maduro, calificándolas de “inmaduras”, acto seguido a actuado conforme a las normas del derecho internacional solicitando medidas cautelares a la CIDH. Las acciones de ambos personajes difieren drásticamente en contundencia, juridicidad, coherencia, credibilidad y hasta en modales, los que de sobra tiene Uribe. Está claro que ante la cuestionada legitimidad del heredero de Chávez, Maduro no ha encontrado una mejor estrategia para victimizarse y tratar de subir su popularidad que utilizar la confrontación con un acreditado personaje como lo es el ex presidente de Colombia. Es que simplemente no encontró mayor peso pesado para llamar la atención en su intento de farsa y pugilato. Se quedará soñando -sueños húmedos-; con que Uribe lo mate, -digo- porque, parece que lo deseara. Si, que deseara morir con honor de la mano de un grande. -hipotético, no consentido e inaceptable idea-; pues lamentablemente para Maduro; Uribe, es un hombre incorruptible, de principios y valores inamovibles, de un corazón que late con violencia, pero ante las injusticias y en favor de las ideas democráticas que son su punta de farpa. Uribe es un humanista, al punto, que sería capaz de salvarle la vida al mismo Maduro si estuviera en sus manos, aunque este no lo mereciera.

Maduro lanza al viento sus “hipótesis de magnicidio” remedando a Chávez.  Por lo menos Chávez decía sus estupideces de forma que hacia reír, pero este Maduro no nos logra ni una lágrima. Lo cierto es que, esta burda tonadilla del madurismo tendrá que interpretarse a la luz del derecho internacional, no se puede permitir que la vida de una persona, sea quien sea, en este caso Uribe, se ponga en riesgo con irresponsables declaraciones que además de pretender dañar la honra de un ex presidente en su insensato y desesperado afán de ganar condolencia para intentar lo imposible; legitimar lo ilegítimo, pueda estimular acciones criminales en contra del más grande líder que le sobrevive colombia.

A un líder solo lo legitima el pueblo, nunca inescrupulosas escaramuzas. Mal momento en que Maduro escuchó aquella voz silbante, del “pajarito” que lo indujo a tamañas infundadas aseveraciones. Pajarito.! Mmm…Pájaro de mal agüero.

Fernando Balda
@fernandobalda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s