El tesoro de los “K”.

Imagen

Un gran escándalo han causado en Argentina las declaraciones de Miriam Quiroga Ex secretaria por más de una década del fallecido presidente Argentino Néstor Kirchner, quien asegura que durante su trabajo junto al ex mandatario presenció como este recibía dinero en bolsas y lingotes de oro. Dijo también que quien se encargaba de acuñar lo recibido era Daniel Muñoz, hombre de confianza del mandatario. La revelación la hizo en ElTreceTv en el programa del Periodista Jorge Lanata. Tal revelación ha alertado a los argentinos que ya especulan sobre la existencia de una bóveda secreta en casa de los Kirchner donde amazarían una fortuna producto de la corrupción. El tema resulta sonoro por la forma como ha sido descrito por Quiroga, quien se siente traicionada por Cristina Fernández de Kirchner por haberla despedido -según ella como a un perro- del cargo que ocupaba como directora del Centro de Documentación Presidencial el 5 de enero de 2011.

Recibir “dinero en bolsas o lingotes de oro” nos hace imaginar un ejercicio totalmente apartado de los principios que deben regir en la figura de un Presidente, el solo imaginar la escena causa repugnancia y rechazo ante la posibilidad de que así funcionen las cosas en el poder en la Argentina, (en la Casa Rosada). Acto seguido se ha revelado el supuesto lavado de dinero por parte de los Kirchner mediante la compra de futbolistas; otro rasgo del perfil que encaja en el comportamiento histórico de los millonarios corruptos durante sus excesos y, que emula a las actividades ilícitas que en su tiempo realizaba el extinto y tristemente célebre capo de la droga Pablo escobar Gaviria en Colombia. Si esto es verdad, -tal nivel gansteril-, la actual presidenta Cristina Kirchner, viuda de quien podría haber dejado un botín bajo tierra en caletas tras muros o pasadizos secretos  y gran parte también en los muslos de reconocidos deportistas; sería la heredera del producto de la coima y el hurto al erario nacional, pues nadie ha de ser tan iluso para suponer que el dinero y los lingotes venían de parte de las hermanas de la caridad; menos aun pensar que aquellos hechos no contaron con la anuencia de la entonces primera dama.

Cuando quienes transitan por el poder anteponen sobre los intereses generales sus lujosas vanidades se incumple el deber de servir y se defrauda a los ciudadanos. Tal “distracción” causa claros efectos en las decisiones y la gobernabilidad que hoy se evidencian en el sonar de los cacerolazos que millones de gregarios en las calles revientan indignados cada vez y cuando. Argentina ha sido hace tiempo, aunque con continuos golpes económicos un país progresista, es evidente que la política de Kirchner aliada a los socialistas del siglo XXI no ha logrado priorizar los intereses generales y ha resultado totalmente incompatible con la sociedad pensante existente, hoy su discurso es una patética monserga y, su gobierno ha empezado a mostrar el rostro que lamentablemente esconden aquella clase de lideres políticos detrás del  sofisma de distracción de sus discursos caudillistas, que es; la corrupción desmedida protagonista de bochornosos escándalos que avergüenzan a los cuarenta millones de argentinos en sus veintitrés provincias. Los “K” como les llaman a los Kirchner, han amasado una visible fortuna, han llegado al poder con el mismo apetito que llegaron los colonizadores en el siglo XVI en busca de la leyenda del oro de La Sierra de La Plata. Si volviéramos a esto una historia de ficción miles de años en el futuro, bien algún Spielberg, podría escribir una historia donde nuevos colonizadores extraterrestres sedientos de los recursos y tesoros de nuestro planeta, al llegar a América, a falta de los extintos tesoros de Atahualpa, de las minas de Cerro Rico de Potosí, del Dorado, o de la leyenda de la Sierra de la plata; bien pudiera ser que su búsqueda se enfoque en el “tesoro” de los “K”. -Léase: botín-. Y de algunos cuantos más que también ocuparon el mismo cargo público en otros países. Y que en “viejos pergaminos” -en archivos digitales- hallaran el relato de como llegó el día en que tanta ignominia fuera desterrada por el sonar de las cacerolas de los indignados.

Fernando Balda
@fernandobalda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s